Boss BD-2: Todo el sonido clásico del blues en un solo pedal

Cualquier aficionado o profesional de la guitarra eléctrica sabe que los pedales de efecto son adictivos, como una prolongación de esa infancia en la que lo único que queríamos era tener más y más juguetes aunque nuestros padres no lo entendieran. ¿Pero por dónde empezar?

¿Cuáles son los pedales más versátiles o los que mejor se ajustan a nuestro gusto? Eso es una pregunta que solo se puede responder de una manera: Probando todo lo que podamos.

La revista británica Guitarist sacó a la venta el año pasado una edición especial dedicada a los mejores pedales de efectos y ubicó al Blues Driver BS-2 de Boss en la posición número 31 en un conteo titulado 101 Best Stomp Boxes. Y la verdad es que el Blues Driver es un pedal de distorsión versátil, con un rango de sonidos que van desde un sencillo y agradable overdrive hasta la emulación de una distorsión propia de un amplificador de válvulas con la ganancia a tope. De ahí viene su sonido bluesero, de esa emulación del amplificador de válvulas.

El pedal es fácil de manejar ya que tiene apenas tres perillas: una de ganancia, una de tono y una de nivel. Pero la cantidad de sonidos derivada de esas tres perillas es bastante amplia.

En Art House Society probamos el Blues Driver BD-2 con tres posiciones de ganancia distintas y tocamos una sección rítmica, un arpegio y una línea de solo con una Epiphone Les Paul Plus Top para que pueda apreciar algunos de los sonidos que se desprenden de esa mágica cajita azul.