“La música es una amante que no te permite tener otras amantes” – Alejandro Sanz

El de Alejandro Sanz es un nombre de dominio público en Europa y América Latina. Incluso las personas que no conocen su música saben quién es y lo han visto alguna vez en los medios de comunicación. Por eso sorprende un poco cuando se acerca con una sonrisa franca a las personas que lo rodean, extiende la mano con simpatía y dice “mucho gusto, Alejandro”.

Han pasado 25 años desde que Alejandro Sanz lanzó al mercado Viviendo Deprisa y a lo largo de este cuarto de siglo se las ha arreglado para mantenerse vigente y – sobre todo – curioso. La música – dice – es una búsqueda; y en esa búsqueda ha editado 10 discos de estudio, seis álbumes en vivo, ha colaborado con personajes de la talla de Paco de Lucía y Tony Bennet, ha recorrido Europa, América Latina, Estados Unidos y Asia y se ha convertido en un vocero activo de organizaciones no gubernamentales como Médicos sin FronterasSave the Children y Greenpeace. Su aporte a la cultura musical española y latina ha sido reconocida por el Ministerio Español de Cultura, la Casa Blanca y el Berklee College of Music que le otorgó un doctorado honoris causa.

Hace unos días Alejandro Sanz visitó Miami Art House y habló con nosotros acerca de su relación con la música, su amor por la guitarra, el papel de las nuevas tecnologías en la producción musical, el futuro del cantante en el panorama musical y su relación con Julio Reyes Copello con quien produjo La Música No Se Toca.

Los invitamos a escuchar la charla con Alejandro en nuestro Cuarto de Invitados:

December 31, 2016

Doce Notas

Por Julio Reyes Copello

La primera vez que escuché la Toccata y Fuga de J. S. Bach tenía 7 años. La obra hacía parte de la banda sonora de una serie animada para televisión sobre la historia de la humanidad. Ésta para mí es una memoria coyuntural, uno de esos momentos de la vida en que el universo se compadece de nuestra naturaleza racional y decide responder una pregunta que parecía no tener respuesta.

Hoy, 40 años después, empiezo a entender por qué solté las crayolas en el piso y me paralicé frente al televisor cuando escuché a Bach sintiendo ganas de llorar, pero de felicidad, con la piel de gallina y los pelitos de punta tuve la sensación de entender por primera vez la razón de mi existencia. Estaba recibiendo mi mapa de vuelo, mis coordenadas, mi misión de vida, escrita en un lenguaje irracional que solo mi espíritu entendió.

El sujeto de la fuga y su imitación, el contrapunto y su desarrollo motívico contenían una cantidad de conocimiento casi sobrenatural, imposible de cuantificar y digerir con la mente, pero igual de tangible al libro del álgebra de Baldor. Me obsesioné tanto con la Toccata y Fuga que me dediqué a mejorar mi precario solfeo hasta que pude tocar decentemente una versión para piano a los 11 años. Desde ese entonces esa curiosidad insaciable de mi mente por entender el lenguaje musical  me llevó  a invertir  miles de horas de estudio de piano, composición, literatura y materiales de la música, orquestación, etcétera. Miles de horas transcribiendo música de todos los géneros, miles de horas absorbiendo y digiriendo emociones encapsuladas en compases, corcheas y silencios.

image

La inmersión en el aprendizaje de la música fue total y empecé a comprender que los principios que controlan su microcosmos son idénticos a los que controlan nuestra realidad.  Un universo compuesto por 12 notas musicales que interactúan vertical y horizontalmente es en principio muy semejante a un universo que divide su tiempo en 12 meses. Doce notas, cada una de ellas con características únicas, tan disímiles como los 12 apóstoles, como los 12 signos del zodíaco occidental o el zodíaco chino, interactuando en un mundo de consonancia y disonancia es bastante similar a un mundo lleno de personas que han nacido en alguno de los 12 meses del año, con características únicas, que interactúan y experimentan su existencia entre alegría y dolor, en días y noches de 12 horas.

He planteado hipótesis al respecto de esto, sin métodos de comprobación científica porque no me alcanzaría la vida para hacerlo, pero sí he sido testigo de concordancias y similitudes fascinantes que me han ayudado a entender la vida como  una maravillosa obra musical, desde el nacimiento hasta la muerte.

Una melodía es similar a una decisión. Es una acción que produce una reacción y un desarrollo que depende del entorno y la interacción de los elementos que la componen. La consonancia y la disonancia  que constituyen el “sistema muscular” de una melodía o una progresión armónica,  son semejantes a la tensión y la relajación presentes en cualquier movimiento físico. La lista de símiles es interminable y seguiré compartiendo con ustedes las hipótesis para que las pongan a prueba. De pronto algún día lleguemos a tener un tratado científico, pero en realidad el propósito de este espacio es celebrar el hecho de que existe un lenguaje que tiene la capacidad de hacernos llorar de felicidad, de mostrarnos el propósito de la vida, que nos brinda la posibilidad  de acceder a un universo paralelo desde donde nuestra existencia se ve más clara, y que nos demuestra que muchas de las mejores cosas de la vida no están hechas  para ser entendidas con la razón; sólo para ser sentidas. La bendita música.

¿Qué se busca en el proceso de postproducción vocal? – Entrevista con la ingeniera Natalia Ramírez

Foto: Maryjane Wheeler para House of Simatos.

Una de las principales características de la producción musical, en lo corrido de este siglo, ha sido el perfeccionamiento constante de la técnica gracias a la masificación de herramientas digitales de pre-producción, producción y post-producción. La música, por decirlo de alguna manera, está alcanzando niveles nunca antes vistos de precisión e impecabilidad que están acostumbrando al oyente a producciones en las que el espacio para el error es mínimo.

Sin embargo, la música es una manifestación humana y por tanto el balance entre perfección e imperfección es necesario para que la obra se sienta natural y agradable.

Es precisamente este balance entre el perfeccionamiento y la naturalidad lo que busca Natalia Ramírez, una ingeniera de audio cuya principal fortaleza es la postproducción vocal y cuyo objetivo es llevar las tomas de voz ejecutadas por los intérpretes a una calidad máxima, sin que pierdan la naturalidad y la expresividad emotiva que ellos les dan al cantar.

Nacida en Medellín, Natalia inició su formación musical a los 6 años de edad cuando empezó a estudiar violín y a cantar. Durante su infancia y adolescencia hizo parte de varias agrupaciones y orquestas. Al terminar sus estudios de secundaria se mudó a la ciudad de Bogotá para cursar un pregrado en Música con Énfasis en Ingeniería de Sonido. En 2011, cuando trabajaba como monitora en el departamento de audio de su facultad, Natalia fue seleccionada para participar en las sesiones de grabación de un álbum de Kany García producido por Julio Reyes Copello y de ahí en adelante su vida tomó un nuevo rumbo.

Las habilidades en ingeniería y el rigor organizacional de Natalia llamaron la atención del multi-galardonado productor colombiano, quien la invitó a hacer parte de varios de sus proyectos en Bogotá.

Al terminar su pregrado, Natalia se mudó a la ciudad de Miami donde cursó una especialización en Arts Presenting & Live Entertainment Management en la Universidad de Miami. Una vez culminados sus estudios en 2017, y habiendo hecho una pasantía con Art House para Art House Live, se integró de tiempo completo al equipo de trabajo de Julio Reyes Copello en Art House Society, donde ha estado a cargo de la coordinación principal del estudio de grabación y la post-producción vocal en más de un centenar de canciones para artistas tan importantes como Jennifer Lopez, Marc Anthony y Ricky Martin. A la fecha y gracias a su trabajo, Natalia ha recibido una nominación al GRAMMY y tres nominaciones al Latin GRAMMY, una cifra realmente impresionante teniendo en cuenta lo relativamente corta que ha sido su carrera.

En Art House Society hablamos con Natalia Ramírez acerca de su trabajo como ingeniera, sus opiniones acerca de la post-producción vocal en la música actual y el panorama de las mujeres en la industria de la música, particularmente en un gremio tan evidentemente dominado por los hombres como la ingeniería de sonido.

Art House Society: La afinación de voces se ha convertido en una práctica estándar dentro de la producción musical actual. ¿Qué es lo que persigues exactamente a la hora de llevar a cabo tus procesos de posproducción vocal?

Natalia Ramírez: Siempre busco lograr un sonido natural que vaya acorde con la música que está acompañando a las voces. Me parece importante rescatar las cualidades naturales de cada voz en particular. Muchas veces los procesos automáticos en las herramientas digitales comprometen la calidad del audio, la expresión y los matices naturales que logran captar los micrófonos durante la grabación, es por esto que entre menos agresivos sean estos procesos, más natural va a ser el resultado. Cada voz tiene componentes únicos que me parece importante conservar, es por eso mi trabajo siempre es manual, porque así tome más tiempo, me da la oportunidad de fijarme en cuidar esos detalles.

AHS: ¿Qué tan importante es la formación musical y de ingeniería a la hora de manejar las herramientas de posproducción de voces?

NR: A mi modo de ver, ambas son igual de importantes. Por un lado, cuando se trabajan voces se está hablando de un tema que usualmente incorpora melodía, armonía y ritmo, elementos que deberían diferenciarse a la hora de trabajar sobre una pieza musical. Por el otro, está la ingeniería que a nivel personal me ha ayudado a entender los diferentes componentes que existen dentro de las herramientas y cuál es la forma como deben ser usadas para hacer el trabajo más efectivo sin afectar la expresión musical. Ambas formaciones me parecen fundamentales para el desarrollo de esta profesión.

AHS: Has trabajado en la posproducción de más de 120 canciones a la fecha en un sinnúmero de géneros, ¿qué consejo podrías darle a una persona que esté empezando a manejar las herramientas de posproducción de voces?

NR: La posproducción de voces es un trabajo que requiere de mucha paciencia y de tiempo. Muchas veces puede llegar a hacernos pensar que no existen recursos para adquirir el resultado que buscamos y nos desesperamos porque queremos terminar ya y pasar a la siguiente estrofa.

Para mí ha sido muy importante aprender a escuchar primero. Escuchar y luego decidir a dónde quiero llevar esa voz. Así es como decido qué recursos usar para poder lograrlo. Luego comparo entre lo que había y lo que logré. Todo con paciencia, todo a su tiempo.

AHS:  Art House es un estudio en el que nunca hace falta la presencia femenina dentro del staff. ¿Cuál crees que es el principal aporte de la mujer dentro del estudio?

NR: Yo diría que el principal aporte de la mujer dentro de este estudio ha sido propiciar un espacio que se siente como un hogar en donde no falta nada, no solo en materia de organización, sino también de energía y de sensibilidad, de balance. Curiosamente todas las personas que vienen a este estudio siempre han comentado lo acogedor que les parece el ambiente y eso los invita a volver una y otra vez.

AHS: ¿Te has encontrado con mayores barreras en la industria por el hecho de ser mujer, latina o inmigrante?

Yo pienso que la incidencia de ser mujer ha sido positiva, pero también siento que ha tenido algunos obstáculos. Las mujeres tenemos un nivel de detalle y entrega que es excepcional y yo siento que este ha sido un elemento esencial y contundente a lo largo de mi carrera. No obstante, es una industria dominada por hombres, sobre todo en las áreas de sonido y producción no me han faltado comentarios como “a ella la contrataron por ser bonita nada más”. Es por eso que estoy tan agradecida con Art House y con la oportunidad que me han dado de hacer parte de esta familia, en donde todos somos iguales y tenemos un papel único, sin importar el género, ni la edad.

AHS: En tu opinión, ¿hay prejuicios dentro de la industria de la música frente a las mujeres productoras o ingenieras?

NR: Más que prejuicios, yo pensaría que hacen falta más oportunidades. Siento que muchas veces no toman en serio nuestro trabajo, lo subestiman. Esta es una industria la que la credibilidad está basada en el reconocimiento de los proyectos en los que has trabajado, con qué artistas, cuántos premios han ganado, en cuántas listas han quedado de número 1, con cuántos “streams” se cuentan, etc. Esto se convierte en un círculo vicioso, porque si no nos dan oportunidades, tampoco podemos armar una hoja de vida que nos permita trabajar en proyectos de mayor impacto. Sin oportunidades nunca habrá credibilidad.

AHS: Estudios académicos recientes han demostrado que la participación de las mujeres en la producción musical está por debajo del 5%. ¿A qué crees que se deba esa disparidad?

NR: Creo que esto tiene mucho que ver con un componente cultural. A lo largo de la historia la feminidad siempre ha estado relacionada con delicadeza y sumisión. Sin embargo, poco ha poco las mujeres nos hemos vuelto más independientes y hemos empezado a hacer parte de los negocios y de trabajos que requieren de mayor exigencia física. Es por eso que, honestamente, creo que ese porcentaje se va a incrementar con el tiempo. Es solo cuestión de entender que así seamos mujeres tenemos las mismas capacidades y somos igual de fuertes.

AHS: Además de la postproducción vocal, has trabajado también en la coordinación de estudio y en el desarrollo de actividades para la promoción de artistas. ¿Dónde te sientes más cómoda y por qué?

NR: Son actividades que disfruto por igual porque alimentan diferentes partes de mi personalidad. Por un lado está la parte dinámica, la coordinación, la organización, atender al artista para que esté cómodo. Yo soy partidaria de que el estado de ánimo del artista influye en su expresividad a la hora de grabar. En este orden de ideas lo que busco siempre es que sientan tan cómodos como si ésta fuera su casa, para que se olviden de las preocupaciones externas y pueden concentrarse en manifestar su arte.

Por el otro lado, está la ingeniería. La ingeniería alimenta mi atención al detalle. Trabajar voces para mi es un escape de la realidad en donde me concentro por horas hasta que suene perfecto.

Para escuchar el trabajo de Natalia Ramírez, recomendamos escuchar estas canciones:

–        “No Vaya a Ser” – Pablo Alborán

–        “Ni Tú Ni Yo” – Jennifer Lopez, Gente de Zona

–        “Vine a Buscarte” – Fonseca

–        “Invisible” – Malú

–        “Bolero Sin Fin” – Andrés Cepeda

Julio Reyes Copello, encargado de producir el nuevo disco de música colombiana de la Orquesta Filarmónica de Bogotá

En días pasados el productor Julio Reyes Copello visitó la ciudad de Bogotá, junto al reconocido productor e ingeniero Rafa Sardina, para participar en el proceso de grabación del nuevo disco de música colombiana de la Orquesta Filarmónica de Bogotá.

De acuerdo con la directora de la Filarmónica, Sandra Meluk, Julio Reyes Copello fue escogido “por su gran labor como productor y su profesionalismo como músico”. Reyes Copello aseguró: “Siempre he tenido una relación cercana con la música Colombia pero vivir fuera del país me dio una visión de nuestros ritmos, lo que me ayudará a darle un enfoque diferente y contundente a esta producción”.

El disco no solo incluirá piezas clásicas del repertorio folclórico colombiano, sino que además contará con piezas de compositores jóvenes como Lucas Saboya y Germán Darío Pérez. Para el desarrollo de la producción se hicieron 30 arreglos nuevos, de los cual 10 serán incluidos en el álbum que estará disponible al público a final de año.

“No quiero ser un artista que se queda en una zona de confort” – Juan Pablo Vega

El 2016 fue un año de renovación y reinvención para Juan Pablo Vega. Con la salida de Vicio, un EP de tres canciones, Vega demostró que sus ambiciones artísticas son mucho más amplias de lo que ya había mostrado en Nada Personal y que su carrera estará marcada por grandes apuestas y sorpresas constantes para sus seguidores.

No en vano, Juan Pablo Vega se ha convertido en un productor que marca tendencia entre una camada de artistas jóvenes y exitosos no solo en Colombia sino en toda América Latina.

A finales de año, la Academia Latina de Artes y Ciencias de la Grabación reconoció su trabajo como productor en el álbum debut de Manuel Medrano, entregándole un primer Latin Grammy; premio al que ya había sido nominado en 2014 como Mejor Nuevo Artista.

La noche del lanzamiento de Vicio, Juan Pablo Vega se presentó en Miami y estuvo conversando con nosotros acerca de sus nuevas composiciones y de los planes que tiene para su segundo larga duración.

Escuche aquí a Juan Pablo Vega hablando acerca de Vicio en nuestro Cuarto de Invitados:

“Encuentra tu estilo, encuentra tu voz y síguela hasta las últimas consecuencias” – Leonel García

El catálogo musical de Leonel García es inmenso. Además del éxito internacional obtenido como solista y como integrante del dúo Sin Bandera, García es el autor de canciones popularizadas en todo el mundo por artistas de la talla de Thalía, Alejandro Fernández, Carla Morrison, Ha-Ash, Pepe Aguilar, Gloria Trevi, Jessy & Joy; entre muchos otros.

El álbum Hasta La Raíz, de Natalia Lafourcade, fue reconocido como Álbum del Año según la Academia Latina de Artes y Ciencias de la Grabación en 2015. El disco fue co-escrito y co-producido por Leonel García (en compañía de Cachorro López) y es una muestra más de la versatilidad de este compositor, cantante, pianista, guitarrista y productor mexicano; que encontró su vocación a una edad temprana y se dedicó a perseguirla sin descanso.

Hace unos meses, Leonel García visitó Miami Art House, y estuvo hablando con nosotros acerca de su experiencia como escritor de canciones, las similitudes y diferencias en los procesos de composición para sí mismo y para otros artistas y lo enriquecedor del proceso de co-escritura.

Leonel remató la charla aconsejando a los artistas jóvenes tener la paciencia necesaria para aprender su oficio y no dejarse obnubilar por las promesas de fama y fortuna que venden los medios de comunicación.

Los invitamos a escuchar la entrevista completa a Leonel García en nuestro Cuarto de Invitados.